El Metaverso, desafíos para transformarse en la nueva realidad de Internet | MIOTI

El Metaverso, desafíos para transformarse en la nueva realidad de Internet

El Metaverso ha llamado la atención de las grandes empresas tecnológicas y pretende revolucionar la forma en la que nos relacionamos, pero debe superar una serie de desafíos para transformarse en la nueva realidad de internet.

El Metaverso es un concepto que ha estado en boca de todos en los últimos años. La evolución de Internet y el constante desarrollo de la tecnología ha provocado que empresas y usuarios de la red centren su atención en el mundo virtual al descubrir los nuevos modelos de negocio y de interacción entre los usuarios que este ofrece.

Pero ¿qué es exactamente el Metaverso?

El término fue creado por el escritor Neal Stephenson hace 30 años, cuando, en 1992 apareció en su novela ‘Snow Crash’. En esta historia se habló por primera vez de un entorno digital en el que las personas interactuaban utilizando avatares, al que se llamó Metaverso.

La definición actual de Metaverso no difiere mucho de la acuñada por Stephenson. Podríamos decir que se trata de un entorno virtual, tridimensional e inmersivo en el que las personas interactúan mediante el uso de avatares personalizados que permiten diferenciar a unos de otros. Este entorno permite intercambiar experiencias virtuales y activos en espacios que nunca desaparecen, sino que, igual que en el mundo real, son entornos que siempre existen y a los que los usuarios pueden acceder en cualquier momento.

Tal y como explica Andrés Escribano, director de IoT & Big Data New Business & Industry 4.0 de Telefónica en su Masterclass de MIOTI, este mundo virtual todavía se encuentra “en fase de validación y construcción”, pero, si logra asentarse, provocará una gran cantidad de cambios en los diferentes aspectos de nuestra vida. La combinación del mundo físico y el mundo virtual puede transformar completamente la forma en la que nos relacionamos con otras personas, ya sea en el aspecto social o el laboral, en un salto “similar al que se produjo con la aparición de las redes sociales”.

Al estar alojado en la red, Internet es el pilar fundamental sobre el que se construye el Metaverso. Su evolución con el paso de los años y la consolidación de herramientas como la Inteligencia Artificial han permitido alcanzar un nivel de personalización para los usuarios sin precedentes conocido como Web 3.0.

En esta fase de Internet las páginas web aprenden acerca de las preferencias de las personas tras cada click que hacen en ellas utilizando la Inteligencia Artificial, y les muestran la información que consideran más relevante para sus intereses. El Metaverso puede provocar la llegada de la Web 4.0, que consistirá en una mezcla de mundo físico y virtual a la que se podrá acceder en cualquier lugar que nos encontremos.

Otros conceptos imprescindibles para este “mundo virtual” son la tecnología de datos descentralizada que utiliza, conocida como Blockchain y los famosos NFT (Non Fungible Token), los elementos digitales que funcionan como activos en esta tecnología. Los NFT son indivisibles, no se desgastan y pueden ser transferidos si se llega a un acuerdo con otra persona, obteniendo así una rentabilidad económica. Estos pueden ser aprovechados, entre otras cosas, como elemento coleccionable, como arte digital, como ropa para usar en el Metaverso o como accesorio para utilizar en un videojuego.

Para que el Metaverso se convierta en una forma de interacción habitual entre la gente corriente, tal y como pasó con las redes sociales, este nuevo universo debe superar una serie de retos, entre los que destacan la seguridad y privacidad, la interoperabilidad, el análisis y procedimiento de la información o la disponibilidad de la tecnología.  Si este mundo virtual no es capaz de dar respuesta a estos problemas, no se podrán aprovechar todas las posibilidades que ofrece. 

Pese a que todos estos desafíos son de vital importancia, la rentabilidad económica es el factor que determinará si el Metaverso logra cumplir las expectativas que se tienen de él. Tal y como afirma Escribano, “su valor será el negocio que se pueda generar dentro de esta solución”. 

Actualmente, las mayores empresas tecnológicas como Meta o Microsoft asumen que de 3 a 5 años el Metaverso no aportará beneficios económicos. Por eso, en la actualidad, las multinacionales están trabajando en soluciones con las que esperan un retorno de su inversión, y que genere una explosión de ingresos tal y como sucedió con las redes sociales.

El tiempo decidirá si este “nuevo mundo” logra establecerse como la nueva realidad de Internet o si, por el contrario, queda relegado a ser una idea que no consiguió cumplir las grandes expectativas que se pusieron en ella.

Para comprender y aprovechar todo el potencial que ofrecen estas nuevas tecnologías al mundo de las empresas es necesario una formación adecuada, de calidad y reconocida.

En MIOTI Tech & Business School contamos con programas en Exponential Technologies, Digital Transformation e Internet de las Cosas y Data Science que permiten a los directivos estar preparados para afrontar los nuevos retos y descubrir los modelos de negocio que pueden surgir gracias a ellas.

4
Mioti logo