Internet de las Cosas: El verdadero impulso de la industria automotriz

Descubre cómo el Internet de las Cosas (IoT) está cambiando el juego en la industria automotriz. ¡El futuro de la movilidad está aquí!

Contar con unos procesos de producción optimizados resulta esencial en cualquier industria, pero más si cabe en la automovilística donde garantizar la eficiencia y la entrega puntual de vehículos a los concesionarios y clientes resulta fundamental para el buen funcionamiento. El Internet de las Cosas (IoT) está revolucionando la logística y la distribución de todos los sectores y también del relativo al motor donde cuenta con aplicaciones desde la gestión de flotas hasta el seguimiento en tiempo real, ofreciendo soluciones innovadoras que mejoran la cadena de suministro y reducen los costes operativos.

¿Cuáles son las principales aplicaciones del IoT en la industria del motor?

Gestión de flotas

La gestión eficiente de flotas es crucial para la distribución de vehículos y mediante el IoT es posible realizar un seguimiento en tiempo real de cada vehículo que integra la flota. Su funcionamiento se basa en los sensores instalados en los automóviles que recopilan datos sobre la ubicación, el consumo de combustible, el estado del motor y otros parámetros que posteriormente se transmiten a una plataforma central, donde los gestores de flotas pueden monitorizar y optimizar las rutas, programar el mantenimiento preventivo y reducir los tiempos de inactividad. Por otro lado, la automatización de tareas administrativas también agiliza la gestión de flotas lo que libera tiempo que puede emplearse en la toma de decisiones estratégicas.

Seguimiento en tiempo real de los vehículos

Gracias al IoT, los vehículos en tránsito pueden ser rastreados minuto a minuto. Los sensores GPS y los dispositivos de comunicación integrados permiten conocer la ubicación exacta de cada automóvil algo que es especialmente útil para la distribución de vehículos nuevos desde las fábricas hasta los concesionarios. Gracias a este rastreo se pueden detectar rápidamente los retrasos o desvíos facilitando así la toma de decisiones y la reprogramación de rutas. Además, el seguimiento en tiempo real mejora la seguridad al prevenir robos y proporcionar alertas en caso de accidentes.

Optimización de rutas

La planificación de rutas eficientes es un desafío constante en la distribución automotriz; y para ayudar, el IoT ofrece algoritmos avanzados que permiten optimizar las rutas de entrega. Estos algoritmos consideran múltiples variables, como el tráfico, las condiciones climáticas, los horarios de carga y descarga, y los puntos de interés consiguiendo establecer rutas que reducen los kilómetros recorridos, el consumo de combustible y los costes operativos. Además, se pueden evitar congestiones y minimizar el impacto ambiental al elegir las rutas más cortas y menos congestionadas.

Mantenimiento predictivo

Uno de los aspectos más fundamentales de los vehículos es tener a punto su mantenimiento para garantizar la seguridad además de para evitar averías y retrasos en la distribución. Mediante IoT es posible implementar el llamado “mantenimiento predictivo” que monitoriza constantemente el estado de los componentes clave, como el motor, los frenos y la transmisión a través de sensores detectan anomalías y envían alertas a los técnicos antes de que ocurran fallos graves. Como consecuencia, se reducen los tiempos de inactividad, se garantiza que los vehículos estén en óptimas condiciones para la entrega y se prolonga la vida útil de los automóviles, mejorando la satisfacción del cliente.

Una tecnología de enorme potencial, pero ¿se usa realmente?

Como veíamos, el Internet de las Cosas tiene múltiples y variadas aplicaciones en la industria automovilística de las que fabricantes, concesionarios y transportistas son muy conscientes. A continuación, exploraremos ejemplos concretos de empresas automovilísticas que han adoptado con éxito el IoT para mejorar la logística, reducir costes y ofrecer un servicio más fiable a sus clientes demostrando, en el camino, cómo la tecnología está jugando un papel fundamental en la distribución de vehículos en todo el mundo.

Volkswagen

El fabricante alemán Volkswagen ha dado un paso audaz al implementar un sistema de gestión de flotas basado en IoT mediante el que cada vehículo en su flota está equipado con sensores que recopilan datos en tiempo real sobre la ubicación, el consumo de combustible, el estado del motor y otros parámetros relevantes. Tras la recopilación, los datos se transmiten a una plataforma central, donde los gestores de flotas pueden monitorizan y analizar la información pudiendo después tomar decisiones informadas sobre la asignación de rutas, la programación de mantenimiento preventivo y la optimización de la eficiencia operativa, gracias a esta visibilidad que reciben en tiempo real. Como resultado, Volkswagen ha logrado reducir los tiempos de inactividad, mejorar la utilización de la flota y garantizar entregas más puntuales.

Además, este seguimiento en tiempo real de los vehículos es una herramienta valiosa para la distribución ya que pueden rastrear sus vehículos minuto a minuto. Esto es especialmente relevante para la distribución de vehículos nuevos desde las fábricas hasta los concesionarios porque ayuda a los gestores de logística a detectar desvíos, retrasos o problemas en la ruta y tomar medidas correctivas de manera ágil. Por otro lado, también mejora la seguridad al prevenir robos y proporcionar alertas en caso de accidentes. 

BMW

BMW, por su parte ha adoptado con éxito el mantenimiento predictivo utilizando sensores IoT en sus fábricas y almacenes que monitorizan constantemente el estado de los componentes clave, como el motor, los frenos y la transmisión. Cuando se detecta una anomalía, se envía una alerta a los técnicos, quienes pueden programar el mantenimiento antes de que ocurra una falla grave, una estrategia que reduce los tiempos de inactividad y garantiza que los vehículos estén en óptimas condiciones para la entrega.

Además, BMW utiliza datos en tiempo real para optimizar la producción y la distribución de sus vehículos. La conectividad entre las fábricas, los almacenes y los concesionarios permite una coordinación más fluida además de mejorar la eficiencia en la cadena de suministro, asegurando que los vehículos lleguen a los clientes sin demoras innecesarias. 

Tesla

Tesla, como pionera en la aplicación del IoT en la industria automovilística, ha equipado sus vehículos con una amplia gama de sensores y sistemas de comunicación permitiendo así una conectividad constante con la nube, lo que posibilita actualizaciones remotas para mejorar la seguridad, corregir errores y añadir nuevas funciones sin necesidad de visitar el taller.

Además, Tesla, al igual que Volkswagen, utiliza datos en tiempo real para llevar a cabo una gestión avanzada de flotas de vehículos eléctricos optimizando las rutas, la carga de baterías y la prevención de problemas mecánicos mediante una monitorización continua. Esta capacidad para ajustar parámetros de rendimiento y configuraciones de software de forma remota contribuye significativamente a mejorar la eficiencia operativa.

Daimler AG (Mercedes-Benz)

Mercedes-Benz es otro de los fabricantes que ha implementado una estrategia completa de seguimiento en tiempo real mediante sensores IoT, los cuales rastrean la ubicación de componentes, vehículos en tránsito y envíos desde fábricas hasta concesionarios. Esta visibilidad instantánea permite a los gestores logísticos tomar decisiones informadas, detectando rápidamente retrasos o desvíos y ajustando rutas según condiciones de tráfico o eventos inesperados, asegurando así una distribución más precisa y puntual.

Asimismo, la planificación de rutas eficientes es fundamental para Mercedes-Benz, empleando algoritmos avanzados que consideran variables como el tráfico, las condiciones climáticas, los horarios de carga o los puntos de interés consiguiendo reducir los kilómetros recorridos, el consumo de combustible y los costes operativos, evitando en el proceso congestiones y minimizando el impacto ambiental al seleccionar las rutas más cortas y fluidas.

El programa Generación Digital Pymes, ofrecido por MIOTI Tech & Business School, es una oportunidad excepcional para los directivos de PYMES que buscan liderar la transformación digital en sus empresas. En relación con el Internet de las Cosas (IoT) y su aplicación en la industria automovilística, el curso proporciona formación especializada para optimizar los procesos de distribución y los alumnos aprenden a implementar soluciones IoT innovadoras para mejorar la eficiencia, reducir costes y acelerar el tiempo de entrega. 

Además, el programa incluye sesiones de mentoring personalizadas y la oportunidad de interactuar con expertos que han liderado proyectos de digitalización exitosos, lo que permite a los alumnos aplicar lo aprendido de manera práctica y efectiva en sus propias empresas. Con esta formación, los directivos se forman para transformar y modernizar los procesos de distribución en la industria automovilística, aprovechando las ventajas que ofrece el IoT.

4'
Mioti logo
Seleccione país