Tendencias tecnológicas que dominarán 2024

enero, 16, 2024
5' leer
Inteligencia Artificial, 5G, Realidad Aumentada... ¡Conoce las tecnologías que destacarán este año!

El año 2023 ha sido un año de grandes avances e innovaciones en el campo de la tecnología. Hemos visto cómo la Inteligencia Artificial Generativa (GenAI) se ha popularizado gracias a herramientas como ChatGPT, que permiten crear textos e imágenes originales a partir de una simple frase. También hemos sido testigos del despliegue del 5G, que ha abierto las puertas a nuevas posibilidades de conectividad, velocidad y transmisión de datos. Y no podemos olvidarnos de la importancia de la ciberseguridad y la sostenibilidad, dos aspectos clave para garantizar un futuro más seguro y respetuoso con el medio ambiente. Pero, ¿qué nos depara el 2024?

Inteligencia Artificial Generativa: Desarrollo y aplicación real

La GenAI seguirá siendo una de las tecnologías más relevantes y revolucionarias en el 2024. Su capacidad para generar contenido original y personalizado a partir de datos o instrucciones la convierte en una herramienta muy útil y versátil para diversos ámbitos y sectores. Desde el marketing, la educación, el entretenimiento, la salud, hasta el arte, la ciencia o la política, la GenAI podrá ofrecer soluciones creativas y eficientes a los problemas y necesidades de las personas y las organizaciones. Este año hemos visto como han dado comienzo investigaciones, pruebas y ensayos, pero en 2024 comenzaremos a ver la aplicación real de esta tecnología sobre los diversos sectores de la sociedad. 

Sin embargo, la GenAI también plantea algunos retos y riesgos, como la veracidad, la ética, la privacidad o la seguridad de la información. Por eso, será necesario establecer mecanismos y normativas que regulen su uso y garanticen su calidad y fiabilidad. Así, veremos cómo surgen conceptos como la gestión de la confianza, el riesgo y la seguridad de la IA (AI TRiSM), que se refiere al conjunto de prácticas y herramientas que permiten evaluar, monitorizar y mejorar el rendimiento y el impacto de la GenAI.

Ciberseguridad, más importante que nunca

La ciberseguridad es la disciplina que se ocupa de proteger los sistemas, redes, dispositivos y datos de los ataques informáticos, que pueden tener consecuencias graves para la privacidad y seguridad de las personas, y para la economía y la sociedad en su conjunto. La ciberseguridad es una tendencia tecnológica que lleva años siendo relevante, pero que en el 2024 adquirirá aún más importancia, debido, entre otras cosas, al aumento de la digitalización, la conectividad y la Inteligencia Artificial. Estos avances generan nuevas oportunidades, pero también nuevos riesgos y amenazas.

La ciberseguridad se enfrenta a desafíos como la escasez de profesionales cualificados, la falta de concienciación y formación de los usuarios, la diversidad y complejidad de los ciberataques, la rapidez y el alcance de su propagación, o la dificultad de su detección y prevención. Por eso, en el 2024 veremos cómo se desarrollan e implementan nuevas soluciones y estrategias de ciberseguridad, que se basarán en tecnologías como la inteligencia artificial, el blockchain, el cloud computing, el 5G o la tecnología cuántica, y que tendrán como objetivo garantizar la resiliencia, la confianza y la seguridad de los sistemas y los usuarios.

El impulso del 5G llega en 2024

El 5G es la quinta generación de la tecnología de comunicación móvil, que ofrece una mayor velocidad, capacidad, cobertura y eficiencia que las generaciones anteriores. El 5G es una tecnología que ya se ha desplegado en algunos países y regiones, pero que en el 2024 se extenderá y se consolidará a nivel global, gracias a la inversión y el desarrollo de las infraestructuras, los dispositivos y los servicios que la soportan.

Esta tecnología tiene el potencial de transformar la forma en que nos comunicamos, trabajamos, aprendemos, nos divertimos y nos relacionamos, al permitir una mayor conectividad, interactividad y personalización de las experiencias digitales. El 5G también facilitará el desarrollo e implementación de otras tecnologías, como la Inteligencia Artificial, el Internet de las Cosas (IoT) o la robótica, que podrán aprovechar sus ventajas para ofrecer soluciones innovadoras y disruptivas a los retos y necesidades de la sociedad.

Sin embargo, el 5G también implica algunos desafíos y riesgos, como la seguridad, la privacidad, la regulación, la inclusión o el impacto ambiental. Por eso, en el 2024 veremos cómo se abordan y se gestionan estos aspectos, con el fin de garantizar un uso ético, responsable y sostenible del 5G, que beneficie tanto a los usuarios como al planeta.

El gran potencial de la tecnología cuántica

La tecnología cuántica es una de las más complejas y fascinantes que existen. Se basa en los principios de la física cuántica, que estudia el comportamiento de las partículas subatómicas, y que difiere radicalmente de la física clásica que rige el mundo macroscópico. La tecnología cuántica aprovecha fenómenos como la superposición, el entrelazamiento o el tunelamiento para crear sistemas y dispositivos que superan las limitaciones de la tecnología convencional.

El ejemplo más conocido y prometedor de la tecnología cuántica es el ordenador cuántico, una máquina capaz de procesar y almacenar información utilizando qubits, que son unidades de información que pueden estar en dos estados a la vez, lo que les permite realizar cálculos mucho más rápidos y complejos que los bits tradicionales. Los ordenadores cuánticos podrían resolver problemas que hoy en día son imposibles o muy costosos de resolver, como la optimización, la criptografía, la inteligencia artificial, la simulación o la búsqueda de datos.

Sin embargo, la tecnología cuántica todavía está en una fase muy incipiente y experimental, y presenta muchos desafíos y obstáculos, como la dificultad de controlar y medir los estados cuánticos, la fragilidad de los qubits, la escasez de recursos y talento o la falta de estándares y regulaciones. Por eso, en el 2024 no veremos una revolución cuántica, sino más bien una evolución, en la que se seguirá investigando y desarrollando esta tecnología, y se empezarán a explorar sus posibles aplicaciones y beneficios, así como sus riesgos y consecuencias.

Realidad virtual y aumentada

La realidad virtual (VR) y la realidad aumentada (AR) son dos tecnologías que permiten crear y experimentar entornos y situaciones simulados, ya sea de forma totalmente inmersiva o combinando elementos virtuales con el mundo real. Estas tecnologías llevan años en desarrollo, pero en el 2024 veremos cómo se expanden y se aplican a más ámbitos y sectores, gracias al avance del 5G, que facilita la transmisión de datos en tiempo real y con alta calidad, y al abaratamiento y mejora de los dispositivos y las plataformas que las soportan.

La VR y la AR ofrecen múltiples ventajas y oportunidades, como la posibilidad de acceder a contenidos y experiencias personalizados, interactivos y enriquecedores, que pueden tener fines educativos, recreativos, terapéuticos, comerciales o sociales. Así, veremos cómo estas tecnologías se utilizan para entrenar habilidades, aprender idiomas, jugar videojuegos, visitar lugares, comprar productos o, incluso, tratar fobias, entre otras muchas cosas.

Mayor concienciación por la sostenibilidad

Otra tendencia que cobrará más fuerza en el 2024 será la de las tecnologías sostenibles, es decir, aquellas que contribuyen a reducir el consumo de recursos naturales, las emisiones de gases de efecto invernadero y la generación de residuos, así como a mejorar la calidad de vida de las personas y el planeta. El compromiso de los países firmantes del Acuerdo de Dubái en la COP28, que consiste en abandonar los combustibles fósiles y alcanzar las cero emisiones netas en 2050, impulsará el desarrollo e implementación de estas tecnologías, que también contarán con el apoyo y la demanda de los ciudadanos, cada vez más concienciados con la necesidad de actuar frente al cambio climático.

Entre las tecnologías sostenibles que veremos crecer en el 2024, destacan las energías renovables, la eficiencia energética, la movilidad eléctrica, la agricultura inteligente, la biotecnología o el hidrógeno verde. Este último se perfila como una alternativa limpia y eficiente a los combustibles fósiles, que consiste en producir hidrógeno a partir de fuentes renovables, como el agua o la biomasa, y utilizarlo como fuente de energía para diversos fines, como la industria, el transporte o la calefacción.

Un 2024 lleno de oportunidades

Estas son solo algunas de las tendencias tecnológicas que marcarán el 2024, pero no las únicas. También veremos avances e innovaciones en otros campos como la biomedicina, la robótica, la nanotecnología o el blockchain. Todas estas tecnologías tienen el potencial de transformar nuestra forma de vivir, trabajar, aprender, comunicarnos y divertirnos, y de aportar soluciones a los grandes retos que afrontamos como sociedad. Pero también implican responsabilidades, desafíos y riesgos que debemos tener en cuenta y gestionar adecuadamente. Por eso, es importante estar al día de las novedades y tendencias tecnológicas, y ser conscientes de sus implicaciones.

Para aprovechar al máximo las oportunidades que nos brindan estas tecnologías, es necesario contar con una formación adecuada que nos permita entenderlas, aplicarlas y desarrollarlas. En MIOTI Tech & Business School, te ofrecemos una formación de vanguardia que te preparará para el futuro tecnológico que nos espera. Nuestros masters cubren las áreas más demandadas y con mayor proyección del mercado laboral, como el Máster en Data & Cloud Engineering y el Máster en Cybersecurity, junto a Hack by Security, entre otros.

5'
Mioti logo
Seleccione país